Escribano de agua

Gira en redondo a velocidad increíble

A menudo nos preguntamos cuál puede ser este curioso insecto coleóptero que nada describiendo círculos en la superficie del agua con una asombrosa rapidez. Es el escribano de agua, habitante asiduo de los estanques y charcas de nuestras regiones. Los especialistas han descrito unas 400 especies, muy semejantes entre sí. Aunque pasa la mayor parte del tiempo en el agua, donde se mueve como un hidrodeslizador, el escribano de agua es perfectamente capaz de volar, gracias a sus dos vigorosas alas replegadas en reposo bajo sus élitros duros y relucientes. Existen escribanos de agua diurnos, mientras que otros esperan la noche cobijados, para lanzarse entonces a sus locas evoluciones giratorias. En el agua, el insecto se propulsa por medio de sus largas patas natatorias posteriores, revestidas en toda su longitud de cerdas duras que forman un remo. Nada entre dos aguas, dejando emerger la parte superior de sus élitros, bajo los cuales dispone de una reserva de aire para respirar. Al nadar, mantiene sus dos antenas fuera del agua, lo que le permite evitar colisiones con sus congéneres. Realmente, jamás se ha podido ver un choque brutal de dos escribanos de agua, a pesar de su velocidad. Cuando se siente en peligro, el coleóptero se zambulle rápidamente en dirección al fondo buscando refugio. Una burbuja de aire le asegura una larga autonomía antes de tener que remontar a la superficie para poder respirar. El escribano de agua puede posarse suavemente sobre el agua utilizando sus alas como paracaídas, pero también suele tirarse en picado. Carnívoro, este animal se alimenta de pequeñas larvas y otros insectos acuáticos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *