Esponja vitrea

¡Existe desde hace mi! millones de años!

Tiene la forma de una copa de gruesa pared, abierta en su parte superior. Sobresalen del cuerpo, alrededor de la abertura y en los flancos del animal, unas espinas silíceas. Muchas y largas espinas salen de la base y se hunden en el limo, manteniendo así la esponja en el suelo. Esta esponja vitrea es una de las que con más frecuencia sacan los barcos laboratorio que dragan los fondos cenagosos hacia 1500 m de profundidad. El género Pheronema se encuentra en todos los grandes océanos del mundo. Existe desde el Eoceno (hace unos 65 millones de años), pero el grupo de esponjas vitreas parece ser el más antiguo de los Espongiarios. Se conocen fósiles desde el Precámbrico (hace mil millones de años). Su cuna parece ser la zona de los mares europeos y desde allí se han extendido por todos los mares del mundo, durante el periodo de desarrollo máximo, a finales del Secundario (hace 80 millones de años). Hasta entonces vivían en las zonas poco profundas y prosperaban, pero a partir del Eoceno, a causa de la concurrencia de otras esponjas o del cambio de los factores ecológicos, el grupo empezó a experimentar una regresión y se refugió en las zonas profundas del mar. Actualmente las esponjas vitreas habitan la zona batial de 300 a 2000 m de profundidad y a veces más. Su nombre de Hexactinélidos proviene del hecho de que el cuerpo está sostenido por una red de pequeñas piezas de sílice o espículas formadas por 6 agujas que salen todas en ángulo recto del mismo punto (Hexa = 6, Actinella = aguja, punta). Pheronema grayi es uno de los raros Hexactinélidos del Mediterráneo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *