Esponja

Es en realidad una colonia de animales minúsculos

La esponja es un animal bastante singular, que se parece muchísimo más a una planta que a una criatura perteneciente al reino animal. La estructura familiar que conocemos es en realidad una colonia entera de minúsculos organismos. Todos los intersticios del «esqueleto» están llenos de una sustancia carnosa y el conjunto está recubierto por una piel roja, amarilla o rosada. La esponja, de la que se conocen más de tres mil especies diferentes, está desprovista de órganos sensoriales. Es un animal marino, que vive en agua poco profunda, sobre los suelos rocosos y que depende de la luz solar para desarrollarse; no se encuentran esponjas a más de 180 m de profundidad. La esponja lleva una existencia sedentaria, fijada a una piedra, y obtiene todo su alimento del agua que la baña. Gracias a los movimientos de los filamentos protoplásmicos, el agua se agita y atraviesa todo el cuerpo de la esponja, trayendo consigo sustancias nutritivas que se encargan de digerir unas células especializadas. Las bacterias y otros unicelulares constituyen lo esencial del menú de la esponja. La reproducción de las esponjas es compleja y aún poco conocida. Se lleva a cabo por gemación o por huevos fecundados. El crecimiento es lento y transcurren muchos años entre el momento en que la larva móvil se fija a algún soporte y aquél en que ya es posible recogerla para utilizarla en el comercio. La pesca de esponjas es una profesión artesana practicada por las poblaciones ribereñas del Mediterráneo oriental y en otras regiones del mundo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *