Estafilino abejorro

Viéndole, se diría que un abejorro corre por el suelo

La inmensa familia de los esfafílínidos se compone de más de 25 000 especies descritas, pero los especialistas suponen que esta cifra podrá incrementarse por lo menos en una tercera parte cuando se haya acabado el inventario de estos coleópteros, casi todos ellos minúsculos. Resulta bien evidente que si conocemos las especies imperfectamente, con mayor razón ignoraremos todo acerca de su biología. Incluso la forma de vida, el comportamiento y la reproducción de las grandes especies europeas permanecen aún en una incógnita. El más clásico de todos los estafilinos sigue siendo el gran estafilino oloroso, Ocypus olens, de cuerpo totalmente negro, que mide entre 20 y 30 mm de largo y que los chiquillos saben que al excitarlo dobla su abdomen hacia arriba, como hacen los escorpiones, pero existen otras especies dignas de interés. El estafilino abejorro, que está empezando a escasear, se caracteriza por el colorido amarillo fuerte de su cabeza y de la extremidad de su abdomen. El insecto adulto tiene el cuerpo cubierto de pelos suaves. El estafilino abejorro vive en el campo y suele encontrársele cerca y bajo las boñigas de las vacas. Se alimenta de minúsculos insectos, de larvas y también de materias orgánicas en descomposición, siendo los pastos de ganado su hábitat predilecto. Se desplaza corriendo velozmente por el suelo; sus alas están atrofiadas y sus élitros, extremadamente cortos, son los típicos de un estafilino. Si cogemos un estafilino abejorro, deberemos tomar precauciones con sus aceradas pinzas, que el insecto sabe utilizar muy bien para defenderse.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *