Eunice

El plenilunio desencadena su reproducción

Este poliqueto errante pertenece al grupo de los anélidos y es muy conocido, ya que se le encuentra muy frecuentemente, cuando baja la marea, bajo las piedras, en las fisuras de las rocas de la zona de fuco y hasta a 70 m de profundidad en arenas de conchas o limosas. De colorido muy variable (desde el rojo violáceo al marrón caoba), se reconoce fácilmente a la eunice harasn por la presencia de un collar blanco al nivel de su extremidad anterior y manchas blancas, de forma romboidal, en la parte dorsal de cada uno de sus segmentos. Es una especie interesante, teniendo en cuenta que su madurez sexual depende de la actividad lunar. En efecto, exactamente tres semanas después del plenilunio, los adultos maduros salen de su refugio en el crepúsculo para dirigirse hacia la superficie donde se desarro- llará la reproducción En cambio, si en el momento del plenilunio el cielo está cubierto, el fenómeno se retrasará al mes siguiente. Los individuos sexualmente maduros están adornados de nuevos colores que se deben a la acumulación de los gametos en sus cuerpos y de pigmentos en las células epidérmicas Machos y hembras nadan, unos al lado de otras, ondulándose sin cesar. Los espermatozoides y los óvulos son lanzados en el agua por poros nefridianos, el esperma aglutinado en largos filamentos deberá diluirse antes de asegurar la fecundación. Unas 40 horas más tarde, nacen pequeñas larvas ciliadas de grandes ojos rojos. Se desplazan libremente en el plancton y poco tiempo después se dejan caer al fondo para transformarse en jóvenes eunices.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *