Falso gavial

No es fácil distinguirlo del verdadero gavial

El falso gavial, también llamado gavial malayo, es uno de los crocodilianos más interesantes. Tiene todo el aspecto de un verdadero gavial, al que se asemeja tanto que la distinción entre los dos reptiles es asunto de especialistas. El gavial malayo es un poco más pequeño que su homónimo indio y sus escamas ventrales son más grandes, cosa que por otra parte es difícil de comprobar. El hocico del falso gavial, aunque muy alargado y estrecho, no lo es tanto como el del gavial del Ganges; tenemos aquí también una cuestión de apreciación. Como vemos, uno de estos dos cocodrilos puede perfectamente confundirse con el otro, cosa que sucede bastante a menudo, incluso en los grandes jardines zoológicos. El falso gavial, aunque ampliamente distribuido en el sudeste de Asia y en numerosas islas de Malasia y de la Sonda, sigue siendo el más misterioso de los crocodilianos. Es sin duda la única especie de la que no se sabe prácticamente nada acerca de sus costumbres, biología y reproducción. Se acomoda bastante mal al cautiverio, en el que no vive demasiado; la mayoría de los individuos cautivos mueren antes de haber alcanzado la madurez sexual. Este reptil tiene un régimen alimenticio compuesto exclusivamente de peces que captura vivos con un rápido movimiento lateral de sus fauces. Sus dientes están formados especialmente para sujetar firmemente a los peces más lisos. Es un animal extremadamente tímido, que se zambulle a la menor alarma, por lo que se tienen pocas oportunidades de observarlo en su hábitat. Frecuenta los pantanos y los ríos sombreados de la jungla, no constituyendo en modo alguno una amenaza para el hombre.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *