Fascogalo

Se conocen sólo unos cuantos ejemplares

El fascogalo cola de escoba es uno de los marsupiales más raros y menos conocidos, no por su pequeño tamaño, comparable al de un ratón, sino porque sólo hay unos pocos ejemplares en los museos. El naturalista John Gould describió al primer fascogalo al llevar su gato un representante de estos pequeños animales a casa. Actualmente no se sabe prácticamente nada de la vida misteriosa de esta especie. Se conoce sin embargo una especie emparentada, mejor estudiada, exclusivamente nocturna, cuyos representantes son tan ágiles como las ardillas. Se sabe que el fascogalo se alimenta de insectos y pequeños lagartos. Se han podido observar fascogalos de la especie afín atacar y matar aves de corral, lo que les ha producido cierta impopularidad entre los agricultores. Los pelos que forman el pincel terminal de la cola son eréctiles y cuando el animal está irritado o asustado parecen una escobilla. De ahí los nombres que se le han dado: ratón marsupial de cola de escoba. El desarrollo de las crías es muy lento. Sólo miden 9 mm de largo al 20.° día. El pelo aparece al 62.° día y no abren los ojos hasta los 29 días. Hay que esperar a los 118 días para que las crías empiecen a capturar insectos y se independicen progresivamente de su madre. Estas observaciones se han podido hacer con una camada de una hembra de Phascogale tapoatafa nacida en cautividad, pero capturada en estado de gestación.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *