Fulmar

Escupe una sustancia nauseabunda

El fulmar, también llamado petrel fulmar o petrel del Artico, es un ave bastante desagradable: desprende un olor almizclado fuerte y repugnante y tiene la molesta costumbre de acoger a los visitantes escupiéndoles encima. Las materias así arrojadas tienen un olor espantoso. Todo esto contrasta con el hermoso plumaje del ave, que tiene el aspecto típico de los grandes voladores de alta mar. El fulmar es uno de los pocos petreles que viven en los parajes árticos; la mayoría de las especies son, en efecto, exclusivas del hemisferio austral. En vuelo, el fulmar parece un albatros de pequeño tamaño. Planea sobre el mar, y no bate las alas más que de vez en cuando. Fuera de la época de nidificación, permanece en alta mar y jamás descansa en tierra. Así, durante una gran parte del año, el fulmar vaga errante en busca de alimento. Los peces constituyen lo esencial de su régimen alimenticio, en el que figuran también moluscos y otras criaturas marinas diversas. En primavera, todos los fulmares adultos vuelven a los acantilados, en donde establecen sus numerosas colonias año tras año. Desde hace varios decenios, esta ave se ha multiplicado y los especialistas piensan que las técnicas de la caza de la ballena y de la pesca industrial, en constante expansión, han favorecido la proliferación del fulmar, procurándole alimento abundante y fácil de obtener. Planeando en el cielo en búsqueda de alimento, el fulmar se precipita sobre los barcos que vuelven de faenar y se pueden ver concentraciones j de estas aves en todos los puertos nórdicos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *