Galera

Se la puede comparar a la mantis religiosa

La galera, de la que se conocen unas 200 especies, es un crustáceo marino brillantemente coloreado, llamado comúnmente mantis de mar. Este apelativo le ha sido otorgado a causa de sus costumbres carniceras y de su forma de capturar presas. En efecto, la mejor manera de describir a una galera es comparándola a una mantis religiosa. Sus patas raptoras anteriores son análogas a las de la mantis y las utiliza proyectándolas violentamente hacia delante para apoderarse por sorpresa de sus víctimas y llevárselas así a la boca. Precisamente, la especie más conocida se llama Squilla mantis. La galera vive especialmente en las aguas costeras poco profundas, cerca de las playas o en los bajíos fangosos. Cava profundas madrigueras que penetran verticalmente en la arena o en el barro y allí se esconde durante el día. Puede también ocupar agujeros de las rocas o anfractuosidades de los arrecifes de coral. Cuando se queda en su agujero, obtura la entrada con su cola, abierta en abanico. La galera sale fuera de su morada preferentemente de noche. Nada muy bien, propulsándose con sus patas abdominales y su cola. Algunas especies de galera pasan casi toda su vida en su madriguera, desde cuya entrada acechan el paso de una presa. Exclusivamente carnicera, devora peces y toda criatura que se ponga a su alcance. Este crustáceo vive solitario y presenta batalla a todos sus congéneres. Al final de un encarnizado combate, el vencedor devora a su rival. Después del apareamiento, la hembra suele hacer lo mismo con su pareja.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *