Garrapata

Su picadura puede causar una meningitis mortal

La garrapata es un ácaro de aspecto repulsivo y aparentemente desprovisto de interés. Sin embargo, desde hace cierto tiempo, los investigadores, zoólogos y médicos se interesan cada vez más por las garrapatas y estudian su clasificación, costumbres y biología. Se ha descubierto, en efecto, que estos artrópodos pueden convertirse en enemigos peligrosos en extremo para los animales, particularmente para el ganado, y sobre todo para el hombre. Se ha demostrado el papel que juegan las garrapatas como agentes transmisores de muchos virus perniciosos, y el más terrible de ellos es el de la encefalitis o meningitis vírica, que causa la muerte de cientos de personas en el mundo entero. La misma Europa no escapa de este azote, que puede hacer estragos en cualquier parte. Es peligrosísimo manipular ciertas garrapatas sin precauciones y lo mismo ocurre con las picaduras, porque nunca se sabe si están o no infectadas por un virus patógeno. La garrapata se alimenta de sangre, que extrae picando a su huésped con ayuda de su estilete tubular. Aspira el líquido efectuando movimientos de bombeo con las paredes de su estómago. La biología de las garrapatas —de las que se conocen actualmente varios cientos de especies— es muy sencilla. Las larvas que acaban de hacer eclosión trepan por los tallos de las gramíneas y se conforman con esperar a que pase un animal para agarrarse a su pelaje. Después de varias mudas, las garrapatas alcanzan su tamaño de adulto y la madurez sexual. Se acoplan sobre su huésped y luego la hembra se deja caer al suelo para depositar sus huevos, después de lo cual muere. Las larvas jóvenes comienzan de nuevo el ciclo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *