Geco desertícola

Pasa el día oculto en la arena

El SUnodactylus es uno de los numerosos géneros de gecónidos que habitan en las regiones desérticas del Africa septentrional. Está bastante ampliamente distribuido de este a oeste a través de todo el Sahara. Se han descrito numerosas variedades, formas y subespecies de él, incluso especies; pero, en realidad, no hay más que una sola especie válida, independientemente de las variaciones individuales muy grandes que se manifiestan. La especie básica es el Stenodactylus guttatus, descrito por Cuvier en 1829. Como ocurre con la mayoría de los reptiles desertícolas, la biología de este geco no se conoce bien todavía. El geco desertícola es nocturno. Pasa las horas de luz oculto bajo las piedras o metido en madrigueras. Tan pronto como cae la noche, entra en actividad y comienza su caza de los pequeños insectos que también esperan la noche para abandonar sus refugios diurnos, evitando así el calor y los peligros de la deshidratación. Por la noche es cuando los desiertos despiertan. El Stenodactylus es uno de los gecos más fáciles de capturar. En efecto, en cuanto se siente descubierto, adopta una singular posición: se enrolla lateralmente formando un círculo y permanece inmóvil, incluso rígido. ¿Podría ser éste un modo innato de defensa contra ciertos depredadores? Sin embargo, no hay que fiarse de las apariencias, pues, tan pronto cree que el peligro ha pasado, el pequeño geco desertícola recobra el movimiento y desaparece de la mano abierta que le sostenía, dando un salto extraordinario, digno del mejor de los saltamontes, y se introduce en el agujero más próximo. Los pequeños nacen desde finales de agosto. Este saurio no tiene aparentemente periodo de letargo estacional.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *