Geco diurno de cola azul

Es uno de los más hermosos lagartos

No podría imaginarse un lagarto de colores más vivos que este magnífico geco, auténtica joya del mundo de los reptiles. Sin embargo, para poder admirarlo en estado salvaje es necesario desplazarse a la isla Mauricio, una isla malgache perdida en el océano Indico. Allí, en esta antigua isla francesa, cuajada de recuerdos históricos aunque también de tristes recuerdos zoológicos, viven varias especies del género Phelsuma, estos curiosos gecos diurnos. El núcleo original de este género se encuentra en Madagascar y a partir de ahí las especies se han diversificado. Varias de ellas habitan en islotes insignificantes que han colonizado en fecha muy anterior. Se encuentra este geco (emparentado con el geco diurno de Vinson) en varias regiones de la isla Mauricio, pero esta especie parece más sensible que las demás. Jamás se encuentran representantes suyos sobre los troncos o entre las copas de los árboles y arbustos cuando el tiempo no es espléndido, ya que es gran amigo del sol. Los abundantes ciclones parecen hacer gran número de víctimas en este geco, que suele buscar refugio entre las hojas con forma de vaina de los ravenalas y de los plataneros propiamente dichos. La hembra pone los huevos de dos en dos, blancos y esféricos, y los pega a una corteza o bajo una hoja. Desde la eclosión, el recién nacido se parece ya a los adultos en sus colores, menos en el azul de la cola. El Phelsuma joven come pequeños insectos y sólo más tarde adoptará el régimen frugívoro de los adultos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *