Geco

Este lagarto nocturno ladra y muerde cruelmente

El geco, del que han clasificado más de 200 especies, es un lagarto de pequeño tamaño, cuya actividad es con la mayor frecuencia nocturna, excepto en las pocas especies que forman el género Phelsuma. Los gecos tienen los ojos cubiertos por una escama protectora transparente, que constituye un párpado inmóvil. La conformación de sus patas varía mucho. Algunas especies tienen papilas formando una ventosa bajo los pulgares, lo que les permite correr por los techos boca abajo y trepar sin dificultad por paredes de cristal. Todos los gecos son insectívoros, menos los del género Phelsuma, que se alimentan también de frutos maduros. El geco más grande es el Tocai, que vive en Asia sudoriental y que alcanza 35 cm de longitud; dotado de muy mal carácter, puede morder cruelmente la mano que intenta cogerle. Lanza unos gritos repetidos que se pueden confundir con los ladridos de un perro pequeño, lo que no deja de sorprender a la persona que visita por primera vez las comarcas donde el tocai abunda, hasta el punto de encontrarse en las casas. Por lo demás, todos los gecos, hasta las especies más pequeñas, ladran —o croan— con más o menos fuerza. El geco que aparece en la ilustración de esta ficha es una especie que vive en las regiones desérticas de Asia occidental. Es el geco de cola gruesa, Teratolepis fasciata. Se supone que la cola, desmesuradamente abultada, contiene reservas de grasa que permiten al animal hidratarse y sobrevivir durante los largos períodos de sequía. Los gecos más bellos son los del género Phelsuma, que viven en Madagascar, en las Seychelles y en las islas Mascareñas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *