Ghucualá

Acumula reservas de grasa para dormir en verano

El chucualá es un lagarto de cuerpo grueso, que habita las zonas desérticas del oeste de los Estados Unidos. Tiene costumbres esencialmente terrestres y ocupa un territorio claramente delimitado, cuyo acceso prohíbe a todos sus congéneres. Este territorio personal comprende varias guaridas y agujeros de retirada, donde puede refugiarse en caso de serio peligro. El territorio del macho es mucho más amplio que el de la hembra. Mientras que las propiedades privadas de los machos no se superponen nunca, se ha observado que invaden las de las hembras. Como todos los iguánidos, el chucualá es de temperamento belicoso. Manifiesta su presencia a sus rivales agitando rápidamente la cabeza de abajo a arriba. Haciendo esta mímica de intimidación, el lagarto da la impresión de asfixiarse, como si hubiera tragado una presa demasiado voluminosa, que no pasa bien. Una de las particularidades del chucualá, que merece el interés de que es objeto, es que su actividad no se extiende a todo el año. Mientras que los reptiles de los países septentrionales entran en hibernación y caen en un profundo letargo durante la estación fría, el chuacualá hace a la inversa. Permanece activo en invierno, puesto que en realidad nunca hace frío en su patria, pero cuando llegan los días tórridos del verano y muere la vegetación, acarreando la desaparición de los insectos, el lagarto se entierra profundamente en una madriguera y cae en letargo estival. Este fenómeno es conocido por el nombre de estivación. El animal sobrevive a un ayuno de varios meses gracias a las considerables cantidades de grasa que tiene acumuladas en su cuerpo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *