Gibón negro

Víctima de la guerra y de la extensión agrícola

El gibón negro, que vive en Vietnam y en Tailandia, está más seriamente amenazado de extinción que las demás especies de gibones. Sin embargo, es tan ágil como sus congéneres y su fecuncidad no es menor que la de los otros primates; a pesar de esto, se está comprobando que desde hace algunos decenios este mono va escaseando. Hay que decir que los años de guerra y los inimaginables destrozos que ha producido el lanzamiento de productos de foliantes sobre estas regiones ha contribuido a disminuir sin cesar el dominio de este gibón, que sólo puede vivir en la jungla primitiva. La explotación forestal y la continua extensión de la colonización agrícola deberán dar cuentas de esta hermosa especie. El gibón negro, como sus congéneres, come hojas. Hay que ver con qué cuidado escoge el animal las que le agradan; a veces se lleva a la boca un brote o una hoja, para tirarlos enseguida. Es muy exigente con respecto a su comida. También entran en su régimen los frutos, así como algunos tallos de azucarada savia. Aunque es un representante de los antropomorfos, entre los que figuran el gorila, el chimpacé y el orangután, el gibón parece ser el menos dotado intelectualmente; sin embargo, sobrepasa en mucho a otros simios por sus facultades mentales. Conviene decir que el gibón tiene una inteligencia suficiente para resolver los problemas que le supone sobrevivir en la selva tropical. El recién nacido está cubierto de un magnífico pelaje dorado o blancuzco, y no alcanza la coloración del adulto hasta el final de su primer año.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *