Gorgojo de las judías

Pequeño coleóptero pero gran devastador

El gorgojo de las judías es un minúsculo coleóptero emparentado con los curculiónidos; posee de ellos el aspecto general, aunque su trompa sea menos alargada. Existen varios centenares de especies distribuidas por todo el mundo. Algunos gorgojos son cosmopolitas. Generalmente se designa a las especies de gorgojos por el nombre de su planta nutricia: gorgojo del guisante, gorgojo de la judía, gorgojo del haba, etc. Cierto número de gorgojos se encuentran entre las plagas agrícolas más nefastas; especialmente, en el caso de las especies capaces de cumplir enteramente su ciclo vital en los almacenajes de semillas y que, de esta manera, pueden perpetuarse indefinidamente en las reservas alimenticias. El gorgojo del guisante, Bruchus pisorum, está obligado a poner sus huevos en las vainas de los guisantes, al final de la floración, y no sabría multiplicarse en las provisiones de semillas. Por el contrario, el gorgojo de la judía, Acanthoscelides obtectus, que vemos aquí, que es de tamaño más pequeño que el anterior, es una plaga infinitamente más nociva. Produce tres o cuatro generaciones al año, que se suceden en el interior de las semillas de judías, pudiendo albergar cada una de ellas de ocho a diez larvas, si no más. Es comprensible que el valor alimenticio y el poder germinativo de las judías parasitadas se alteren profundamente. Cuando hace calor suficiente, el gorgojo de la judía puede prosperar muy bien en los cultivos, independientemente de su proliferación en los almacenes. Este insecto, de origen sudamericano, invadió Europa a fines del siglo XIX.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *