Gorgojo de las palmeras

Uno de los gigantes entre los gorgojos

Parientes exóticos de los gorgojos, los gorgojos de las palmeras pertenecen casi exclusivamente a las regiones tórridas. Estos son los gigantes del grupo, entre los cuales ciertos ejemplares sobrepasan los 8 cm de longitud, mientras que en Europa sólo existen representantes de algunas especies insignificantes. De la inmensa familia de los Curculiónidos, el gorgojo de las palmeras, presente en las regiones tropicales de los dos hemisferios, alcanza una longitud de 5 cm. Como todos los gorgojos, vive a expensas de las plantas que parasita. Atraviesa, con la ayuda de su espolón, los tierno retoños de las palmeras, para depositar allí sus huevos, provocando serios daños a estos vegetales y llegando incluso a causar su pérdida. Las larvas se desarrollan en la parte tierna de las hojas, donde taladran galerías emitiendo un curioso ruido, parecido al cacareo de las gallinas. En ciertas partes del mundo, estas enormes larvas son buscadas por los indígenas para consumirlas. Para su metamorfosis, contrariamente a la mayoría de los coleópteros, la larva construye un capullo de fibra vegetal, formando el alojamiento ninfal, en el que pasará un cierto tiempo antes de transformarse en adulto. Una pequeña especie de Méjico, pariente cercana de los rhynchophorus, construye un capullo ninfal muy duro, parecido a una semilla. La crisálida, prisionera en el interior, a fuerza de bruscas distensiones de su cuerpo tensado en arco, llega a hacer saltar esta «semilla» sin ninguna intervención exterior. Es el origen de las «semillas saltadoras» de Méjico, que nada tienen de vegetal.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *