Gorgonia blanca

Pertenece a uno de los dos subórdenes de los Gorgonarios

En la mitología griega, la medusa Gorgona de la que Perseo libró al mundo, era un monstruo espantoso de mil cabezas y cuya mirada convertía en piedra a todo aquel que se acercaba a ella. Las gorgonias marinas son unos espléndidos animales de aspecto mineral. Aunque el coral rojo es el más famoso dentro del orden de los Gorgonarios, la gorgonia blanca es muy común en las costas europeas. Tiene la apariencia de un arbusto ramificado en un solo nivel, con centenares de pequeños pólipos armados con 8 tentáculos translúcidos. El pólipo arbustivo presenta un eje curvo, color negro pardo pulido, rodeado de una substancia suberosa que contiene innumerables pequeñas espinas calizas. La coloración de esta gorgonia es muy variable, pero siempre delicada, mezclando blancos, amarillos y rosas en sutiles degradaciones. Muy común en las aguas bastante profundas del Atlántico, entre los 10 y los 30 m de profundidad, se la encuentra también a veces a nivel de la zona de laminarias (grandes algas pardas). Esta gorgonia parece tener exigencias muy precisas en lo concerniente a la naturaleza del fondo sobre el que se adhiere. Nunca ha sido vista en fondos de piedras, conchas o arenas gruesas, Vive exclusivamente ligada a los fondos de roeas y bloques gruesos. Estos animales tienen una reproducción sexuada. Los pólipos de una colonia son unas veces machos y otras hembras; en una misma colonia los individuos de uno de los sexos pueden dominar al otro. De los huevos salen unas larvas ovaladas ciliadas que nadan activamente.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *