Gorila de montaña

Se espera asegurar su supervivencia

El gorila de montaña, forma especializada del gorila de llanura, fue descrito en 1847. Sin embargo, este gigantesco primate sigue siendo tan misterioso como inaccesible. Vive en las selvas donde prospera una vegetación exuberante. Su hábitat montañoso, muy circunscrito a Africa central, sobre las laderas de los grandes volcanes, le empuja a subir bastante más arriba de los 4.000 m. El régimen alimenticio del gorila de montaña se compone exclusivamente de vegetales. Los brotes de apio caballar son su principal golosina, pero su menú es muy variado. Dedica mucho de su tiempo a comer, mientras que el resto del día lo consagra a la somnolencia o a los desplazamientos dentro del territorio comunitario. Su estructura social es rudimentaria: el gorila de montaña vive en grupos familiares, cuyos miembros están emparentados entre sí en diverso grado. Se han llegado a contabilizar 15 individuos en un mismo grupo. Gomo su hermano de las llanuras, el gorila de montaña evoluciona por tierra aunque sea perfectamente capaz de trepar a los árboles. Sólo los miembros jóvenes se entretienen trepando. El ciclo de actividad es diurno, se extiende desde el alba hasta los últimos rayos solares del crepúsculo. Para pasar la noche cada gorila construye un nido de hojas y ramas en el que se acuesta. Las hembras y los jóvenes duermen a poca distancia del suelo, sobre gruesas ramas, mientras que los machos pesados y corpulentos permanecen en tierra, instalándose sobre un lecho de helechos, hierbas y ramas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *