Grillo

Es el popular cantor de nuestros campos

¿Quién no conoce al grillo, este popular animador de nuestras praderas? Canta todo el verano, pero, si bien es imposible no oír su canto, es mucho mas difícil sorprender al insecto en plena actuación. Una de las características del grillo es su gran timidez. Al menor ruido sospechoso, o en cuanto percibe una silueta extraña, se calla y se mete en su madriguera. Existe una gran cantidad de especies de grillos, distribuidas por todas las regiones del mundo. Algunos grillos son nocturnos y vuelan como abejorros; otros, por el contrario, llevan una existencia casi totalmente subterránea. Existen también minúsculos grillos que viven en simbiosis con hormigas y no abandonan jamás los pasillos subterráneos de los hormigueros. El grillo está emparentado con las langostas y los saltamontes. Sus patas posteriores están adaptadas al salto; sin embargo, el grillo salta menos que los saltamontes, y lo hace más torpemente. En cambio, corre por el suelo con rapidez. Cava una profunda madriguera, a veces de medio metro, que se termina en una celda esférica, su nido. Delante de la entrada de su madriguera, el grillo despeja una superficie bastante grande, manteniéndola cuidadosamente limpia. En ese lugar canta el macho, ya que en este insecto sólo el macho canta y lo hace tanto para señalar el emplazamiento de su territorio como para llamar y seducir a una hembra. Para cantar, el grillo levanta ligeramente sus alas y las frota una contra otra. Su régimen alimenticio es omnívoro: come tanto hojas y tallos como insectos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *