Guereza

Tienen un dedo pulgar reducido y atrofiado

Los colobos abisinios o guerezas tienen una amplia distribución en Africa ecuatorial, del Senegal a Etiopía, desde Angola a la cuenca del Congo y hasta las montañas de Tanzania, de Malawiy de Zambia. Predominantemente arborícolas, estos monos frecuentan las selvas lluviosas, en donde permanecen cerca de los árboles situados en las orillas de los cursos de agua, así como las selvas-galería. De formas alargadas, el guereza posee miembros frágiles y una larga cola no prensil. La región glútea presenta, durante el periodo de la reproducción, unas callosidades comparables a las de los cinocéfalos. El pulgar falta por completo o sólo está representado por una rudimentaria falange provista de una uña diminuta. Esta especie tiene una crin blanca lateral como otros colobos. Largos pelos blancos, que pueden alcanzar una longitud de 19 cm, cubren sus hombros. Este manto, más o menos desarrollado, contrasta con el resto del pelaje negro. La disposión de estas zonas coloreadas salvo en el caso del mvon (Colobus satanas), enteramente negro— permite distinguir 12 subespecies sólo en este grupo. La cola es casi totalmente blanca, y tiene un penacho de larga crin. El rostro, de color de pizarra, está ornado con patillas grises o blancas y aveces con barba. Las crías son totalmente blancas y no adquieren el pelaje negro hasta pasado un cierto tiempo después de su nacimiento. Los guerezas permanecen en las copas de los árboles a los que trepan y se desplazan saltando con increíble velocidad. Durante el descanso, o en caso de peligro, se quedan inmóviles y el pelaje contrastado les confunde por completo con el terreno.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *