Gyrinocheilo

Los jóvenes «limpian» los cristales del acuario

El gyrinocheilo, llamado también pez «lavador», es muy apreciado por los acuariófilos. Por una parte, por la capacidad que tiene para limpiar un acuario de algas y, por otra, por su bajo costo y pequeño tamaño: puede alcanzar los 25 cm en libertad, y no suele llegar a los 15 cm en cautividad. Está poco coloreado y tiene una boca ventral en forma de ventosa. Es un pez que vive en aguas rápidas. La anatomía de su boca le permite resistir las corrientes fuertes adhiriéndose a las piedras, al tiempo que le deja la posibilidad de pacer las algas con ayuda de sus dientes rasposos. Posee otra adaptación a la vida en las corrientes fuertes: la posición de la boca, en los momentos de remolinos o durante la alimentación, impide la entrada de la corriente respiratoria. La respiración se efectúa por una hendidura situada sobre los oídos; el agua penetra en ella por las branquias, en donde la sangre queda oxigenada, y luego sale por los opérculos. Este fenómeno ha originado en este pez una disminución de intensidad de su corriente respiratoria y, por consiguiente, un aumento de la frecuencia respiratoria, que puede llegar a las 230 inhalaciones por minuto. Como cosa curiosa, diremos que conserva este comportamiento en el acuario, en donde se puede apreciar la rapidez de la apertura de los opérculos, y ello en agua tranquila. Es una especie de costumbres esencialmente nocturnas y muy sociable, excepto algunos viejos especímenes que, durante la noche, aprovechan para fijarse al flanco de otros peces, dejando en estos últimos una marca indeleble en forma de herradura.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *