Hamadríade

Lleva unas opulentas crines

El hamadríade es el babuino sagrado de los antiguos egipcios, para quienes personificaba al dios Toth. De él se han encontrado numerosas momias y representaciones pictóricas. Esta divinidad estaba asociada al culto del Sol. Para el naturalista, el hamadríade es un babuino de pequeño tamaño. El macho está más desarrollado que la hembra. De todos los babuinos africanos, es él quien tiene la distribución geográfica más oriental. Vive en las regiones bajas, cerca de la costa del mar Rojo. El hamadríade es uno de los monos más sociables. Antes de ser diezmado por los cazadores, a finales del siglo XIX, formaba bandas muy numerosas que se desplazaban por el campo en busca de alimento y hacían estragos en los cultivos. Los indígenas les temían y huían cuando una horda de estos monos penetraba en sus plantaciones. La situación cambió rápidamente tras la introducción de las armas de fuego. Actualmente, el hamadríade, aunque no escasea, es poco común y permanece en pequeños grupos familiares. Al contrario que las demás especies de babuinos, el hamadríade vive y duerme en el suelo. Rara vez escala un arbolillo. Por la noche se alberga bajo alguna cornisa rocosa, en los acantilados que bordean los ríos y el mar. El grupo social se compone generalmente de un macho adulto rodeado de cuatro o seis hembras y su progenie, que constituyen su harén, sobre el que reina como señor absoluto. Es el mono exclusivamente diurno, que se alimenta de una multitud de sustancias vegetales y pequeños animales. Su grito es un sonoro ladrido.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *