Heloderma

Es el único lagarto venenoso del mundo

La heloderma, de la que se conocen dos especies distintas, también recibe el nombre de «monstruo gila» y es propia de las regiones áridas y cálidas del suroeste de los Estados Unidos y del extremo norte de Méjico. Resulta muy notable que solamente la heloderma esté dotada de un aparato venenoso, mientras que las otras 3.000 especies, más o menos, de saurios no lo tengan. Aún se ignora el motivo exacto. La heloderma se desplaza con exagerada lentitud. No sabe correr e intentaríamos en vano ahuyentar a uno de estos reptiles de cuerpo macizo, tripudo y de patas cortas. La heloderma vive en madrigueras que ella misma excava, o que ocupa cuando se marcha el propietario. Es raro ver a una heloderma en pleno día, porque permanece días y semanas sin salir de su guarida, y cuando finalmente se decide a abandonar su albergue, lo hace con tiempo lluvioso y casi exclusivamente de noche. Su régimen alimenticio se compone de huevos de pájaros y de reptiles, de pajarillos y de pequeños roedores. Detecta la presencia de las presas por el olfato, que tiene muy desarrollado, y también por el gusto, sirviéndose de su lengua como de un detector eficaz. La heloderma es una real tragona, que devora todo lo comestible que encuentra. Engorda rápidamente y se le infla la cola, porque es en esa parte de su cuerpo donde se le acumulan las reservas de grasa. Esta forma singular de alimentarse permite a la heloderma ayunar durante mucho tiempo sin perjuicio. Sus fauces van armadas, dentro de la mandíbula, de un par de dientes parecidos a los ganchos venenosos de las serpientes.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *