Hormiga roja

Es un insecto muy útil a la silvicultura

La hormiga roja debe ser el único insecto que aparece en las listas de animales protegidos en varios países. Muchos de nosotros conocemos, por haberlas sufrido, las picaduras que infligen estas hormiguitas con su dardo envenenado. Pero se conoce menos el útilísimo papel que desempeñan las hormigas en el equilibrio biológico de los bosques. Son himenópteros carnívoros, que se alimentan casi exclusivamente de pequeños insectos y sus larvas. Estas hormigas destruyen a innumerables escólitos y otros coleópteros parásitos de las coniferas, contribuyendo así a mantener los bosques en perfecta salud. La hormiga roja vive en colonias numerosas, por ser una especie más sociable que algunas otras. Sus colonias, u hormigueros, alcanzan a veces grandes dimensiones, ya que pueden durar muchos años. El número de hormigas que viven en una sola colonía es prácticamente incalculable. Cada obrera aporta continuamente nuevos materiales para consolidar y ampliar el hormiguero: ramitas y agujas de coniferas. Las colonias antiguas pueden alcanzar 1, 5 m de altura y más de 3 m de diámetro en su parte externa. Bajo esta cúpula, el nido se ahonda profundamente en el suelo. El territorio de una colonia es extenso y se pueden observar senderos de hormigas hasta más de 50 m del nido. La vida social de la hormiga roja está muy organizada y, en el seno de la colonía, cada insecto realiza una labor determinada: recogida de materiales de construcción, acopio de alimentos, o cuidado de los huevos y las larvas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *