Huloc

Tiene un sentido perfecto de la familia

El gibón huloc, la mayor especie de los Hilobátidos, frecuenta las selvas primarias y montañosas de Assam, Birmania del Norte y del sureste de Yunnan. Este mono, de cuerpo delgado y de piernas cortas y terminadas en largos pies, posee unos brazos tan desmesurados, alcanzan los 2 m, que puede tocar el suelo cuando está de pie. La cabeza, casi redonda, tiene la cara desnuda. No posee cola aparente, sino únicamente vértebras atrofiadas. El pelo de ambos sexos, gris, suave y espeso al nacer, cambia gradualmente de color hasta convertirse en totalmente negro. Con la pubertad, el pelaje de la hembra se hace pardo, mientras que el macho sigue siendo negro, excepto una franja que subraya los arcos ciliares. Las callosidades de las nalgas permiten distinguir a este mono de los otros antropomorfos. Los gibones huloc son monógamos y forman grupos familiares permanentes muy unidos, que integran a ambos padres, al recién nacido y a un número variable de animales jóvenes, incapaces aún de vivir por sus propios medios. Al no construir madrigueras, duermen entre el denso follaje de los árboles. El nacimiento tiene lugar en posición vertical y, en algunos casos, la hembra se cuelga de una rama con sus miembros anteriores. La madre alimenta a su cría hasta los 7 meses aproximadamente y la transporta sobre su pecho. Se suelen ver individuos, de uno y otro sexo, que se desplazan en solitario. Se trata, generalmente, de sujetos con demasiada edad para reproducirse, o de jóvenes adultos que, tras haber abandonado al grupo, intentan formar su propia familia.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *