Idotea

Basurero eficaz

La idotea, pequeño crustáceo marino cosmopolita, vive cerca de las costas, alrededor de los muelles, las escolleras y las rocas sumergidas, con la mayor frecuencia entre las matas de algas marrones Este animal de 2 a 4 cm de largo, de cuerpo aplastado dorso ventralmente, puede fácilmente, en caso de peligro, albergarse en las pequeñas fisuras o cavidades de las rocas. La idotea, con un caparazón marrón grisáceo o verdoso, tiene la facultad de poder variar su vestimenta. El animal adquiere el color de la superficie sobre la que se encuentra Es lo que se llama la homocromía Si se coloca sobre un alga, toma exactamente su color Como no se la distingue, cuando se la quiere coger, conviene coger una mata de algas y sacudirla para ver si está agarrada a ella. Estos isópodos se encuentran, por lo tanto, particularmente bien protegidos contra los depredadores: escapan a la vista, se esconden fácilmente y son muy ágiles; pueden correr, saltar y nadar muy rápidamente. Todo esto le compensa de no poseer un caparazón que le cubra la cabeza y el tórax como tienen otros muchos crustáceos. Las idoteas son gregarias de hábitos nocturnos y se alimentan esencialmente de desperdicios, desechos y cadáveres Forman parte del conjunto de las pequeñas especies que desempeñan la labor de «basureros» del mar, reduciendo todas las materias mencionadas al estado de partículas microscópicas que serán biodegradadas por animales unicelulares y bacterias.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *