Iguana cornuda

Se llama también iguana rinoceronte

Entre los grandes lagartos, la iguana cornuda es uno de los más notables. Este extraño saurio terrestre, del que se conocen cinco especies, se parece a una verdadera iguana, con un cuerpo achaparrado y miembros macizos y cortos. La cola, por el contrario, es muy larga. La iguana cornuda vive en el suelo y raramente trepa a los árboles o a los arbustos. Vive en varias islas de las Antillas, en donde los indígenas le dan una caza encarnizada, ya que su carne es deliciosa. Antaño las iguanas cornudas vivían en cantidades increíbles en las islas aisladas de las Bahamas. Eran tan abundantes que las tripulaciones de los barcos llenaban con ellas las bodegas, para luego venderlas en los Estados Unidos. Esta abundancia pertenece al pasado, puesto que en nuestros días varias especies de iguanas cornudas han desaparecido. Los supervivientes ven cómo sus efectivos disminuyen alarmantemente, y sólo se les encuentra en lugares de difícil acceso. La introducción de la mangosta en las Antillas ha contribuido a diezmarlas, ya que este carnívoro devora todo reptil que encuentra a su paso. Las iguanas cornudas son diurnas, y duermen por la nóche en el fondo de sus madrigueras, que cavan con las patas anteriores, provistas de fuertes garras. Corren rápidamente y huyen al menor signo de peligro. Son vegetarianos que se alimentan de hojas y frutos. Nunca acuden al agua, aunque estén emparentadas con las iguanas terrestres y marinas del archipiélago de las Galápagos. La biología de las iguanas cornudas es aún poco conocida, y esto es realmente lamentable, ya que no ha de pasar mucho tiempo hasta que estas iguanas de cuerno frontal sólo sean un recuerdo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *