Iguana marina

Es el único lagarto que se zambulle en el mar para alimentarse

Este enorme lagarto, que está estrechamente emparentado con las hermosas iguanas verdes de las junglas sudamericanas, se parece sobre todo a un reptil prehistórico. Algunos creen efectivamente que la iguana marina es un descendiente o superviviente de los dinosaurios, pero es falso. En realidad, ha evolucionado a partir de los cicluros antillanos y se ha adaptado progresivamente a la vida acuática. Es el único lagarto adicto al mar y no podría vivir lejos del elemento líquido. Se alimenta de ciertas algas, que ramonea buceando hasta veinte y treinta metros de profundidad. Dos veces al día, abandona las rocas de lava negra donde se encuentra casi siempre para irse a zambullir, después de nadar a lo ancho a través de olas y mareas a trescientos metros de la orilla. Es curioso comprobar que, cuando tiene miedo, la iguana marina huye invariablemente en dirección a tierra, y nunca hacia el mar, donde se sentiría más segura entre las rocas. Esto demuestra que el animal ha surgido en realidad de un antepasado terrestre. La iguana marina se reúne en grupos de varios centenares en algunos puntos de las islas Galápagos. Cada macho vela por varias hembras y ahuyenta a sus rivales. A veces surgen violentas luchas, en el curso de las cuales las iguanas se infligen heridas sangrientas con sus dientes. En la época de reproducción, las hembras ponen sus huevos en la arena de las playas, dejando al sol la tarea de incubarlos. Cuando se encuentra sumergida, la iguana retrasa voluntariamente los latidos de su corazón.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *