Jorobada de palpos largos

Cuando está posada, parece un trozo de madera

Esta mariposa está provista de palpos largos y salientes; a esta característica se debe su nombre. Esta mariposa de la zona paleártica es una de las aproximadamente 2000 especies de la familia de los Notodóntidos. Relativamente corriente, la jorobada de palpos largos vive en los bosques de frondosas bastante húmedos. Los sauces y los álamos son sus árboles predilectos, aunque también frecuenta robles y tilos. Puede hallarse hasta a 1800 m de altitud. Excepto en comarcas de clima extremado, presenta dos generaciones al año. Los primeros adultos aparecen desde el mes de abril. Las hembras se diferencian de los machos por su tamaño más voluminoso y sus antenas filiformes. Los dibujos que adornan las alas de esta mariposa le permiten confundirse perfectamente con su soporte; llega a parecer un trocito de madera. Este camuflaje llega a una total perfección durante el acoplamiento. Los huevos, depositados en la superficie inferior de las hojas, hacen eclosión al cabo de unos días. Las jóvenes orugas no tienen pelos. Gracias a su colorido verde amarillento, también se disimulan fácilmente entre el follaje. Al cabo de un mes aproximadamente, casi se completa su desarrollo. Entonces construyen un capullo bastante tosco que albergará a la gran ninfa parduzca. De estas crisálidas saldrán más tarde los adultos de segunda generación. Parecidos a los de primavera, vuelan de julio a agosto. Sus orugas aparecen desde finales de agosto y prosiguen su desarrollo hasta principios del mes de octubre y pasan el invierno en la fase de crisálida.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *