Labeo verde

Más agresivo que su pariente bicolor

Junto a los barbos, los labeos forman uno de los grupos de ciprínidos más numerosos. Entre ellos, ciertas especies alcanzan tamaños y una calidad de carne que les hacen aptas para el consumo. Se caracterizan esencialmente por una boca de labios gruesos, el inferior armado de una placa córnea de bordes cortantes. En cierto modo, la boca está en ellos transformada en un órgano para raspar y succionar. También poseen cuatro pares de barbillas, como muchos barbos pero, como todos los ciprínidos, no tienen dientes bucales. Contrariamente a los barbos, sólo algunas raras especies son objeto de cría por parte de aficionados a los peces de adorno. Al lado del labeo bicolor, que es la especie más conocida, se sitúa el labeo verde o labeo de aletas rojas. De be estos nombres al tono verdoso del dorso y viente —mientras que el bicolor es enteramente negro-— y a sus aletas, todas ellas de color rojo sangre, mientras que el bicolor sólo tiene la caudal roja. És omnívoro de tendencia herbívora. El labeo verde es un pez de fondo mucho más agresivo que su pariente. También se le aprecia menos para tenerle en acuario de especies variadas, porque cuando no encuentra un congénere con quien pelearse para establecer su territorio, busca pelea con las otras especies para echarles de sus dominios que cada vez quiere hacer más extensos. Aparentemente, no existen caracteres sexuales secundarios que permitan identificar los sexos. Parece que la puesta tiene lugar en excavaciones protegidas por el macho.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *