Lagartija de prado

Es frecuente en las dunas y en los prados salinos de la costa mediterránea

La lagartija de prado es una pequeña especie de cuerpo menudo, alargado, con la cola más bien corta. El colorido es muy variable, pues el dorso es gris oliváceo, marrón amarillento, marrón metálico u ocre con o sin marcas, trazos, manchas u ocelos negros y blancos. Habitualmente, muestra cuatro rayas longitudinales blancas o amarillentas en el dorso y tres en cada costado, bordeadas de negro o discontinuas. La parte ventral es blanca, brillante con reflejos irisados, a veces rojiza. Está presente en una gran parte de la Península Ibérica y en la costa mediterránea occidental francesa. Extremadamente ágil, vive en tierra, con frecuencia en lugares despejados y secos, especialmente en zonas salpicadas de pequeños arbustos densos y bajos. También se encuentra en los lugares más áridos, como llanuras de arena o de cantos, con vegetación escasa y dispersa; en este biotopo, es capaz de correr a distancias bastante largas a enorme velocidad. Cuando algo le molesta, se refugia en la base ramificada de las plantas, se entierra entre las raíces, desaparece bajo las piedras o se hunde en la arena. Cuando le capturan, lanza un grito agudo y también, de manera más o menos espontánea, durante el periodo de reproducción. Captura pequeños insectos (dípteros, coleópteros) y coge sus larvas, así como moluscos, que constituyen su alimento.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *