Lagarto ágil

Este nombre no le corresponde, ya que es fácil de atrapar

El lagarto ágil, conocido también como lagarto de arena, está mal denominado. Es menos tímido y más lento que las otras especies de lagartos europeos. Se le puede agarrar muy fácilmente, ya que trepa muy lentamente y se mantiene en tierra casi todo el tiempo. Esta particularidad es la que le ha valido la denominación de lagarto arena. Algunos naturalistas creen que es más inteligente que los otros lagartos. Le gusta el sol y tiene hábitos diurnos. Es un reptil sedentario que se mantiene siempre cerca de su escondrijo, al contrario que los otros lagartos, que son más vagabundos. Establece su morada en un agujero abandonado de algún ratón de campo o en un viejo tronco. No le gustan los lugares pedregosos y prefiere las praderas y las proximidades de los setos. El lagarto ágil se domestica muy fácilmente y reconoce a la persona que le alimenta y le cuida. Es mejor mantenerlo en el exterior, donde tiene las variaciones de calor y humedad que le son indispensables. Su sueño invernal es largo: se entierra en septiembre-octubre y no reaparece hasta finales de febrero o marzo. Se alimenta de lombrices, coleópteros y otros animalitos terrestres. En el momento de la reproducción, entre mayo y junio, los machos se persiguen y libran encarnizadas peleas, en disputa de una hembra. En ese momento su colorido es más bello y más vivo que durante el resto del año. La hembra pone sus huevos en un agujeró que cava ella misma.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *