Langosta

Muy apreciada por los gastrónomos

La langosta, de la que se conocen unas veinte especies, es un crustáceo apreciado por los gastrónomos. Se caracteriza por la ausencia de pinzas, por sus dos antenas muy largas y por su cola en abanico. La langosta es aficionada a los taludes rocosos y a la parte superior del macizo continental. Nunca se la puede encontrar a lo largo de las costas arenosas. Suele situarse entre 60 y 80 m de profundidad, pero en algunas regiones se la puede pescar mucho más cerca de la superficie. En invierno, la langosta común de Europa penetra mucho más profundamente y pasa la estación fría entre 170 y 200 m, volviendo a subir en primavera. Este tipo de migración vertical no es privativo de la langosta; muchas especies de crustáceos, moluscos y peces buscan las aguas profundas al comienzo de la estación invernal. En todo el mundo se pesca activamente la langosta, lo que provoca su escasez. Ha llegado ya a desaparecer en muchas regiones donde abundaba todavía hace veinte años. Se captura a este crustáceo en nasas de mimbre, llamadas nasas langosteras, que se ceban con trozos de peces o de crustáceos. La langosta es carnívora, aunque su alimento consiste en cadáveres y despojos de animales, pues sería incapaz de capturar presas vivas al estar desprovista de pinzas raptoras. Existe cierto número de especies de langostas llamadas ornamentales. Estos animales, ricamente adornados de brillantes colores y curiosos dibujos, se capturan para venderlos a los acuariófilos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *