Lantanoto de Borneo

Ha perdido sus orejas

El lantanoto de Borneo es uno de los saurios más peculiares que existen. Este lagarto carnívoro es extremadamente escaso y hace pocos años no se sabía prácticamente nada sobre él. A pesar de parecerse bastante, el lantanoto de Borneo no es un verdadero varano y los especialistas han creado en su honor una familia distinta, dentro de la cual figura como única especie. Este animal tiene una piel granulosa, que se parece ligeramente a la de un sapo. Sus patas muy cortas no le son de una gran utilidad para correr por el suelo; hay que precisar, por otra parte, que el lantanoto de Borneo tiene costumbres subterráneas y que pasa prácticamente toda su vida bajo tierra. Este reptil es difícil de encontrar, sobre todo por causa de su vida subterránea y por ello son escasos los ejemplares conservados en los museos. El lantanoto de Borneo avanza retorciéndose como las serpientes. Nada muy bien y parece gustarle el agua. Puede permanecer sumergido durante 35 minutos. En la naturaleza, excava una red de galerías a unos 15 o 20 cm de profundidad. Desplazándose por este territorio, el lantanoto de Borneo captura los gusanos e insectos de los que se alimenta. Resiste bastante bien el ayuno, sin embargo, y puede permanecer varias semanas sin dignarse comer nada. Tiene muchos dientes diminutos, pero está desprovisto de aparato venenoso. El lantanoto de Borneo, que carece de orejas, constituye un eslabón importante de la cadena evolutiva de los reptiles. Está estrechamente emparentado con un grupo de especies extinguidas hace millones de años.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *