Lapa

Es capaz de gastar la roca en la que vive

La lapa, de la que se conocen varios centenares de especies, es un molusco marino muy curioso. Pasa prácticamente toda su existencia fijada sólidamente a una roca costera. Se encuentran lapas a poca profundidad y la mayoría de ellas se hallan en la zona batida por las mareas. Con marea baja se pueden también ver multitud de conchas en forma de pequeños sombreros cónicos, sólidamente fijadas en la roca. Algunos naturalistas aficionados creen que las lapas son inmóviles, pero realmente estos moluscos dejan Su punto de anclaje y se van por la noche a buscar algas y otras partículas comestibles. Por un curioso instinto, cada lapa vuelve a su sitio sin equivocarse nunca de dirección. Este misterioso sentido de la orientación es muy notable en criaturas tan primitivas. Cuando se mueve, la lapa se arrastra y su manto envuelve casi completamente la concha. Cuando vuelve a su punto de apoyo retira su cuerpo bajo su casa y se fija sólidamente. La adherencia de la lapa sobre la roca es tal que es capaz de retener agua suficiente para asegurar su supervivencia entre dos mareas. Cuando el soporte no es perfectamente liso, la lapa se pone a desgastarlo, lenta pero seguramente. Algunas lapas viejas han gastado la roca hasta el punto de formar círculos y depresiones rodeando perfectamente el borde de su concha. Es uno de los raros moluscos marinos capaces de soportar un agua salobre muy diluida con agua dulce. Antiguamente se comían las lapas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *