Limaco

Es un caracol que no tiene concha

No es inexacto afirmar que un limaco o babosa es un caracol sin concha, pero en realidad -la cosa es más sutil, porque existen muchos limacos que, aunque parezca imposible, tienen concha, pero suele ser minúscula y va escondida en el interior del cuerpo. Cientos de especies diferentes de limacos viven en todas las partes del mundo. Todos estos moluscos se parecen por su cuerpo alargado, más o menos cilindrico y cubierto de una espesa capa de mucus, que les protege de la deshidratación. El tamaño de los limacos varía desde unos centímetros a más de 20 cm, como es el caso de la babosa gigante AgnoUmax columbianus, de América del Norte. En Europa, el limaco rojo, caracterizado por su vivo color, alcanza 15 cm. Los limacos viven en lugares húmedos, bosques, espesuras, jardines sombríos. Son moluscos herbívoros, que buscan su alimento en el suelo o devoran las plantas bajas. Algunas especies, sin embargo, no dudan en subir a lo largo de los troncos y de las ramas de los árboles para saborear las hojas tiernas. El limaco de los bosques, Lehmannia marginata, sube así hasta diez metros del suelo. El régimen alimenticio de los limacos es además muy variado. Varias especies comen tan sólo setas, otras roen restos vegetales en putrefacción. Los limacos que se alimentan de hojas verdes y sanas constituyen una minoría. Detectan la presencia de sustancias alimenticias por el olfato, muy sutil en estos moluscos. Se conocen también babosas caníbales, que no se hacen de rogar para atacar y devorar a sus congéneres.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *