Limoncillo

Es un nombre muy adecuado para esta mensajera de la primavera

El limoncillo es la primera mariposa diurna que surge de su escondite invernal para volar tímidamente en los primeros días buenos del año. Se la puede ver a principios de febrero e incluso a fines de enero si el tiempo es excepcionalmente templado. Esta mariposa, que tiene un nombre muy adecuado a causa de su coloración absolutamente amarilla limón, es la primera mensajera del buen tiempo. El macho está más coloreado que la hembra, cuyo matiz es de un amarillo pálido tirando a verduzco. Existe otro limoncillo, que se llama limoncillo de Provenza, Gonepteryx cleopatra, y cuyo macho tiene las alas anteriores de un naranja muy hermoso. Esta especie es característica del mediodía de Europa, mientras que el limoncillo sube muy lejos hacia el norte y alcanza incluso el círculo polar boreal. La oruga del limoncillo se desarrolla sobre los arbustos ramnáceos. Las mariposas que se ven volar al comienzo de la primavera son los pocos ejemplares que han hibernado en estado adulto, en alguna fisura de corteza o en el interior de edificios. Se acoplan y producen los huevos que asegurarán la nueva generación durante los meses de junio a agosto. En las regiones meridionales, el limoncillo puede tener dos generaciones por año. Se encuentra comúnmente a esta mariposa en las llanuras, pero puede subir hasta 2.000 m en las montañas. No parece tener predilección por un medio natural específico, ya que se la ve por todas partes, en los jardines o en los calveros de los bosques. Sus orugas, cubiertas de pelos, sufren muy frecuentemente el parasitismo de una pequeña avispa, y a veces sucede que esta avispa parásita sea, a su vez, parasitada por un himenóptero aún más pequeño, el que se le da el nombre de hiperparásito.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *