Litorrinco de diadema

Es una culebra de las arenas

He aquí una serpiente muy singular, de la cual se sabe tan poca cosa que casi sería más honesto afirmar que no se sabe absolutamente nada. Sin embargo, se trata de una culebra muy común en todo el desierto del Sahara, desde Mauritania meridional hasta el Sinaí. Su colorido y, sobre todo, la ornamentación de esta serpiente son notables y deberían atraer la atención del naturalista. Sin embargo, el litorrinco de diadema permanece casi invisible de modo continuo, pues es un excavador que vive enterrado en la arena. Sus pupilas son verticales y adoptan la forma de las víboras. El litorrinco de diadema se puede encontrar en las regiones de dunas movedizas, lo que explica porqué hace falta tener mucha suerte para descubrir a este animal en lugares tan inhóspitos. Los propios especialistas consideran la especie como rara y existen muy pocos ejemplares en los museos y colecciones. A pesar de todas nuestras investigaciones, no hemos podido encontrar ninguna referencia sobre el modo de vida, y tampoco sobre la biología de esta especie tan interesante. Los desiertos del mundo son, en efecto, las regiones más escasamente exploradas de las tierras emergidas. Es cierto que las zonas litorales de los mares y océanos son actualmente mejor conocidas en el plano de la flora y fauna que les son propias que los desiertos, donde se aventuran poquísimos naturalistas. Las expediciones científicas se limitan, la mayoría de las veces, a recoger ejemplares destinados a un estudio ulterior en laboratorio; a veces resulta de ello un conocimiento profundo de la anatomía y de la clasificación de los animales.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *