Locha franca

La más conocida de las tres lochas europeas

Las lochas de Europa, pequeños peces muy alargados con barbillas en número de 6 a 10 alrededor de la boca, están representadas principalmente por 3 especies. La más extendida, la locha franca, se diferencia de las otras dos por la presencia de 6 barbillas, de tamaño desigual —4 grandes y 2 pequeñas-— (10 en la locha de estanque) y la ausencia de espina eréctil detrás del ojo (espina que presenta la locha de río, que posee además 6 barbillas de igual tamaño). Por otra parte, la sección del cuerpo es casi cilindrica y su ornamentación particular: unos puntos oscuros forman dibujos irregulares sobre el dorso y los flancos. La locha franca es la que más arriba remonta el curso de los ríos. Con preferencia se mantiene cerca del fondo, buscando activamente, sobre todo por la noche, su alimento entre las gravas y guijarros que tapizan el lecho. Sus barbillas le facilitan la tarea y sus principales presas son insectos acuáticos, huevos de peces, pequeños crustáceos, moluscos y otros invertebrados. En el momento de la reproducción, en abril-mayo, cada hembra puede depositar, en varias veces, decenas de miles de pequeños huevos viscosos, de 1 mm de diámetro, que se enganchan a los guijarros, a los vegetales y a todo lo que flota. Esta locha, sin gran valor comercial, se utiliza como cebo vivo, para lo que resulta excelente, aunque frágil. Es sensible a las variaciones de presión y por ello se la califica de pez--barómetro.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *