Longicornio

Tiene dos antenas desmesuradas

El longicornio es un coleóptero caracterizado por la longitud desmesurada de sus antenas, lo que le ha valido precisamente ese nombre. Antaño, este nombre se aplicaba a todos los miembros de la familia de los cerambícidos. Esta inmensa familia no tiene menos de 18 000 especies. Los longicornios han conquistado todos los biotopos y, por así decirlo, están en todas partes. La gran mayoría de ellos son buenos voladores, lo que les permite desplazarse a grandes distancias. El mundo de los longicornios comprende una ancha gama de tamaños: el titán gigante, Titanus giganteas, de la jungla amazónica es el mayor de todos los coleópteros conocidos; su longitud total, sin antenas, alcanza e incluso sobrepasa los 20 cm. Por el contrario, conocemos minúsculos longicornios, que miden como mucho algunos milímetros. Muchos de estos insectos se alimentan de polen y por esta razón se les ve posados en las flores abiertas. Otros lamen las exudaciones de savia de los árboles; éstos son prácticamente invisibles. La mayoría de los longicornios son nocturnos. Las larvas se desarrollan en la madera, incluso en las especies más duras. Una secreción particular de su epidermis tiene como función ablandar la madera. Por otra parte, aunque estas larvas tengan la forma de un simple gusano sin patas, poseen un par de mandíbulas córneas muy fuertes. La especie representada en esta ficha, Geoharpya confluens, es propia de Africa austral. Un grupo de hormigas le está atacando y estos pequeños insectos acabarán sin ninguna duda por matar y devorar al voluminoso coleóptero.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *