Luciérnaga

Ilumina las noches de verano con sus luces

Existe una gran cantidad de especies de coleópteros luminosos a los que se ha dado el nombre general de luciérnagas. Así, hay elatéridos luminosos, también conocidos por el nombre de escarabajos de resorte, lampíridos que llevan el nombre popular de gusanos de luz, y otras muchas especies tropicales más o menos definidas. La característica principal y común a todos estos coleópteros luminosos es el hecho de que son capaces de producir luz sin desprendimiento de calor, lo que es sumamente notable. La producción de luz constituye un modo de señalización de orden sexual en los insectos, cuyos sexos se reconocen y se atraen el uno al otro por la percepción de señales características. Por un lado, cada especie tiene su propia luz, y por otro, las señales son emitidas a intervalos constantes y tienen una duración perfectamente determinada, lo que permite a las luciérnagas reconocer a la pareja de su propia especie y evitar confusiones interespecíficas. Incluso es posible engañar a estos insectos imitando, por medio de un dispositivo eléctrico, la intensidad luminosa y la frecuencia de las llamadas nupciales. La luz se produce en unos órganos especiales que encierran luciferina, que da luz por oxidación. El proceso es muy complejo y tan costoso de reproducir artificialmente que los investigadores no le han encontrado aplicación con fines industriales. La duración del estado larvario de las luciérnagas es larga, pero una vez que llegan a adultos estos animalillos no se alimentan y toda su actividad está reservada para la reproducción de la especie.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *