Macaco de Java

Se reproduce a lo largo de todo el año

El macaco de Java fue uno de los primeros del género en ser descrito y criado en cautividad. Ya en 1829, uno de estos macacos fue exhibido en una casa de fieras londinense. Los naturalistas habían creído primeramente que este mono era originario de alguna región de Africa nororiental; después, en 1821, se descubrió que existía en Sumatra. Enormemente corriente y abundante en el sudeste asiático, y no solamente en Java, se convirtió rápidamente en uno de los macacos más extendidos en los jardines zoológicos y casas de fieras de todo el mundo. El macaco de Java difiere un poco de las otras especies del género. Ha conservado cierto número de caracteres morfológicos ancestrales. A causa de su amplia distribución geográfica, este macaco ofrece una extensa gama de variaciones de color. Incluso se tiene conocimiento de vanos individuos albinos, cuya cara es rosa pálido y el iris de los ojos rojo o azul claro. El eminente zoólogo francés F. Cuvier fue el primero en observar y estudiar la reproducción del macaco de Java, en 1817. La hembra tiene un ciclo sexual de 20 a 30 días por término medio, aunque pueden intervenir importantes diferencias individuales. En libertad, este mono no tiene una estación concreta para reproducirse y se encuentran crías y recién nacidos a lo largo de todo el año. El macaco de Java, de costumbres muy sociables, vive en bandos a veces muy numerosos. Frecuentemente permanece en tierra, sobre todo cuando se desplaza a la búsqueda de alimento. Por la noche, toda la banda se instala en las ramas altas de un árbol para dormir.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *