Madréporas

Son constructoras de islas

Las madréporas o corales verdaderos son, probablemente, los organismos invertebrados más importantes del mundo. Han contribuido más que cualquier otra especie animal a la elaboración del relieve terrestre y puede decirse que si no hubieran existido, muchas cosas serían profundamente diferentes en nuestro globo. La gran mayoría de las islas de los océanos Indico y Pacífico e incluso de las Antillas no existirían sin la obra titánica de las insignificantes madréporas. Son verdaderas constructoras de islas, constituyendo por este hecho un caso único de creación geológica por organismos pertenecientes al reino animal. La mayoría de las madréporas (unas 2.500 especies) son extremadamente sociables y viven en colonias innumerables, en las que cada pólipo individual segrega un pequeño tubo calcáreo. La masa de estas estructuras, muertas o vivas, acaba por formar un arrecife, luego un atolón y después una isla. Incluso en las regiones que son actualmente continentes, las madréporas han contribuido ampliamente a elevar el nivel del suelo y a consolidar los relieves. Así, hace mucho tiempo, la cuenca de París era parecida a los mares actuales de Polinesia, con sus arrecifes-barrera, sus arrecifes costeros, sus atolones. Actualmente, las madréporas sólo existen en los mares cálidos y se establecen en los conos sumergidos de los volcanes submarinos, y, a veces, en los bancos graníticos que afloran a la superficie. El mayor arrecife de la actualidad es la «Gran Barrera», que se extiende a lo largo de la costa oriental de Australia sobre una distancia de 2.400 km y una anchura de 10 a 140 km.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *