Mamba negra

Aunque sea realmente peligrosa, no ataca por cualquier cosa

A pesar de tener un cuerpo relativamente delgado, la mamba negra está considerada como la mayor serpiente venenosa de Africa. El nombre le viene de una variedad de color oscuro existente en Africa del Sur, pero la verdadera mamba negra, no es tal. Por lo general, tiene el dorso de color gris parduzco, pardo, pardo oliváceo o pardo amarillento. La zona ventral es gris blancuzco y con frecuencia presenta manchas amarillentas o grisáceas. Los ejemplares jóvenes, de color gris o verde oliva, se oscurecen a medida que envejecen. Está representada por casi toda la mitad sur de Africa y se la puede encontrar hasta 1.800 m de altitud, con la misma facilidad sobre la superficie del suelo que entre los árboles. Frecuenta las zonas de vegetación abundante, sobre todo para efectuar la puesta, pero también los parajes semiáridos con arbustos salpicados o los bosques claros y lugares rocosos. Se desplaza por el suelo con la cabeza y la parte anterior del cuerpo erguidas. Se ha exagerado mucho sobre su gran velocidad, pero lo más probable es que no sobrepase los 16 km/h; la única velocidad cronometrada no superaba los 12 km/h. La mamba negra no es excesivamente agresiva, pero puede ser peligrosa si, inadvertidamente, se le corta la retirada hacia su refugio. El veneno que segrega la mamba es neurotóxico y su mordedura, si no se trata de inmediato, puede ocasionar una muerte rápida. Si se le molesta, lo más fácil es que opte por huir; sólo muerde cuando se siente acorralada o provocada. En posición de defensa, hincha el cuello y la parte anterior de éste para emitir a continuación un sonoro silbido. Se alimenta sobre todo de vertebrados de sangre caliente.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *