Mano de mar

Los pescadores lo conocen con el nombre de «dedos de muerto»

La mano de mar es un extraño animal que los pescadores conocen bajo los nombres de «dedos de muerto» o «mano de muerto», entre otros. En realidad, la mano de mar no es un solo individuo, sino una colonia entera de minúsculos pólipos, que forman masas blancas, amarillas o rosas, de consistencia gelatinosa. Una parte central muy compacta forma una especie de tronco que se ramifica en su parte superior, constituyendo los gruesos «dedos», más o menos alargados. Una mano de mar posee de tres a cinco dedos y ocurre a menudo que el conjunto presenta el aspecto de ser una mano de ahogado crispada hacia lo alto. Esta semejanza y su tamaño aproximado, unidos al color pálido, es lo que le ha valido a la mano de mar sus nombres evocadores. Cada uno de los millones de pólipos es una especie de anémona de mar de ocho tentáculos ramificados, de aspecto plumoso. El esqueleto, formado de materia calcárea, es parecido al esqueleto del coral, pero difiere de éste último por su estructura, constituida por agujas aglomeradas. Las colonias de manos de mar se desarrollan sobre las piedras y rocas submarinas. Su tamaño varía en función de la profundidad. La mano de mar se alimenta de microorganismos del plancton, que cada pólipo captura con sus tentáculos venenosos. Después de absorberla, la presa es digerida, y como todos los pólipos están unidos entre ellos por una red de canales minúsculos, el alimento de un pólipo beneficia también al conjunto de la colonia. La colonia prospera mientras que un número suficiente de pólipos permanezca activo y capture presas. La mano de mar puede vivir aislada o, por el contrario, formando verdaderos tapices en las aguas templadas de los océanos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *