Manta

Un verdadero monstruo marino, pero inofensivo

Emparentado con las rayas y con los tiburones, la manta es una de las criaturas más impresionantes que existen en el mundo. Se cuenta una quincena de especies, distribuidas principalmente por los mares cálidos. Su nombre español de «manta» se utiliza en todo el mundo y se le ha dado por su forma particular de sus aletas, largas y muy anchas. La boca de estos monstruosos animales es un amplio orificio, muy ancho. Como muchos otros animales marinos gigantes, la manta se alimenta a costa de la minúscula fauna planctónica: crustáceos, alevines y peces pequeños. Mientras la manta nada lentamente, el agua le entra por la boca, y los filtros branquiales retienen el alimento. La boca de la manta sólo tiene dientes en la mandíbula inferior, aunque los especialistas no saben para qué pueden servir estos dientes, dada la pequeñez de las presas ingeridas. Al contrario que las rayas, que se suelen mantener en las profundidades, las mantas viven muy cerca de la superficie. Nadan graciosamente, batiendo con lentitud sus enormes aletas pectorales, al igual que si volasen. A veces permanecen inmóviles, dejándose flotar, como si tomasen un baño de sol. La manta vive sola o en pequeños grupos. Es un animal perezoso. Sin embargo es capaz de efectuar saltos fuera del agua, que son muy espectaculares, sobre todo cuando se zambulle y salpica agua. En otro tiempo se creía que la manta era peligrosa para el hombre.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *