Mariposa de la muerte

La mariposa de la muerte es la mayor y más voluminosa de las mariposas europeas. Bastante extendida, aunque poco abundante, se la conoce principalmente por un curioso dibujo claro que adorna su tórax, y que se parece bastante a un cráneo humano. Vuela más bien despacio, zumbando, libando por la tarde y a primeras horas de la noche. Desenrolla su larga trompetilla y la mariposa la sumerge hasta lo más profundo de las flores para chupar el néctar, revoloteando en el mismo lugar, sin posarse. Durante el día, busca un lugar tranquilo para dormir. La rigidez de su trompetilla desenroscada permite a la mariposa de la muerte atravesar las paredes de los panales de miel de las abejas y avispas, cuyas colonias visita a veces. Sus escamas y el espesor de su epidermis le protegen de las picaduras de los himenópteros; sin embargo, puede llegar a encontrarse el cadáver de una de estas mariposas en un panal. Cuando se la molesta, la mariposa de la muerte emite un grito lastimero, que se produce al soplar el aire de su trompetilla. Esta admirable propiedad, junto con el macabro dibujo del tórax del insecto son la base de numerosas leyendas; antiguamente se consideraba como un funesto presagio la entrada en una casa de uno de estos lepidópteros. La oruga de la mariposa de la muerte vive en la patata, en la belladona y en otras plantas de la familia de las solanáceas. Algunos años cálidos, se comprueba que muchas de estas mariposas han emigrado de Africa hacia el norte. Se conoce una docena de especies de mariposas de la muerte, que constituyen el género Acherontia.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *