Mariquita

La «vaquita de San Antón» es una terrible carnicera

Cuando se divierten en hacer volar una simpática mariquita de su mano, los niños ignoran que juegan con uno de los insectos más carniceros que existen. Efectivamente, la mariquita es carnívora y se alimenta casi exclusivamente de pulgones y cochinillas. Sus larvas, también carniceras, viven a expensas de colonias de pulgones, de los que consumen enormes cantidades. Los pulgones son devorados vivos y no tienen ninguna oportunidad de sobrevivir cuando una larva de mariquita se encuentra en los alrededores. Incluso antes de saber que era tan útil como bonita, el hombre siempre ha considerado a la mariquita con cierto cariño. Es probablemente su forma armoniosa y su coloración tan particular la que le ha valido a este pequeño coleóptero las simpatías de todo el mundo. La familia de los coccinélidos comprende numerosas especies, extendidas por todo el mundo. Casi todas se distinguen por su vivo color y por los puntos y las líneas que adornan sus élitros destacándose claramente del color de fondo. En verano, estos insectos son muy activos entre el follaje de los setos y de los árboles, continuamente en busca de presas. Desde el otoño, las mariquitas buscan algún lugar resguardado donde pasarán el invierno; frecuentemente se reúnen a centenares, incluso por millones, para hibernar unas junto a las otras, tapizando paredes o cortezas de un revestimiento muy coloreado. Varias especies de mariquitas han sido empleadas con mucho éxito en la lucha biológica contra cochinillas y pulgones peligrosos para algunos cultivos agrícolas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *