Marrajo gigante

Este enorme tiburón, completamente inofensivo, come plancton

El marrajo gigante, también llamado tiburón peregrino, es uno de los mayores tiburones que se conocen. Aparte de su gran tamaño, y del hecho de que se le pesca frecuentemente, no se sabe aún gran cosa sobre sus costumbres. El marrajo gigante se desplaza constantemente con la boca completamente abierta. En esta enorme abertura penetra el agua y una especie de peines branquiales, que en él sustituyen a los dientes, retienen las materias alimenticias, que luego traga. Cosa extraña, este enorme tiburón se alimenta exclusivamente de criaturas planctónicas minúsculas. Vive solitario o en pequeños grupos, nadando perezosamente bastante cerca de las costas. Se han observado verdaderos bancos, compuestos de unos sesenta individuos. En crucero, el marrajo gigante avanza a 3 ó 4 km por hora. Es evidente que si nadase más de prisa no podría retener los copépodos y otros pequeños crustáceos de los que se alimenta. Se ha podido comprobar, en 1953, que este monstruo marino se abstenía de alimentarse al final del otoño, cuando cesa la proliferación del plancton. Se dirige entonces a las profundidades y entra en un estado de semiinconsciencia, correspondiente a una forma de hibernación, para reemprender su actividad normal con la llegada de la primavera. No se sabe casi nada del ciclo biológico del marrajo gigante. Se supone que las crías nacen vivas. Parece que este pez efectúa migraciones estacionales, pero los especialistas no conocen los itinerarios. Su pesca no es fácil, porque no muerde los anzuelos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *